Los Mejores Suplementos para el Estrés

Los Mejores Suplementos para el Estrés

Tanto el estrés físico como el emocional (por ejemplo, el exceso de trabajo, la falta de horas de sueño, el dolor persistente, etc.) pueden causar síntomas como la fatiga, los “vacíos de memoria”, el descenso del rendimiento intelectual, el dolor de cabeza, la tensión muscular, los síntomas gastrointestinales, el insomnio, la ansiedad y la fatiga sexual (disminución del deseo sexual y dificultades en la erección).

Es importante mantener una buena nutrición general para afrontar los efectos adversos del estrés. Esto incluye seguir una dieta rica en alimentos integrales, no procesados, y evitar o reducir la ingesta de cafeína, alcohol, tabaco y azúcar refinado.

Una dieta saludable contiene los nutrientes que requieren los sistemas orgánicos, pero quizá no en las cantidades suficientes. No basta con ingerir los nutrientes adecuados, hay que tomarlos en las cantidades que precise el cuerpo. Así la absorción de dosis mínimas de vitaminas y minerales no puede aportar al organismo las condiciones de salud óptimas, y menos aún la posibilidad de luchar contra otras enfermedades que no sean las propiamente carenciales.

Existen una serie de razones fundamentales que apoyan el uso de suplementos en circunstancias de estrés (especialmente si este es crónico):

  • Es necesario cubrir las demandas aumentadas de nutrientes para la síntesis de las hormonas involucradas en la reacción del estrés. El estrés puede ser tan intenso que sus efectos no puedan compensarse únicamente con unos cambios en la alimentación.
  • Apoyar al organismo como un todo, pero especialmente a las glándulas adrenales, para evitar los efectos perniciosos de un estrés crónico.
  • Tal vez sea necesario reforzar otras zonas del cuerpo negativamente afectadas por el estrés (como los sistemas cardiovascular e inmunitario). Esto requiere normalmente de algo más que cambios en la dieta.
  • Incluso las mejores dietas, a veces, no proporcionan una nutrición adecuada para reparar los sistemas orgánicos dañados o agotados. Para alcanzar esos niveles óptimos sólo con alimentos habría que comerlos en cantidades ingentes, con el aporte de calorías que esto supondría; y eso sin tener en cuenta el volumen de nutrientes destruidos por la cocción, el procesado, el enlatado, la congelación, la falta de frescor y el empobrecimiento del suelo.

Afortunadamente, existen suplementos que cubren la diferencia entre lo que se come y lo que se necesita. Un enfoque realista nos permite:

  • Utilizar los efectos beneficiosos de los cambios dietéticos.

  • Suplementar la dieta con nutrientes apropiados.

  • Aprovechar las grandes ventajas que nos ofrecen plantas como los adaptógenos.

El apoyo nutricional adecuado en situaciones de estrés crónico debe estar constituido por un aporte de amplio espectro que incluya entre sus componentes vitaminas del complejo B (especialmente las vitaminas B5 y B6), vitamina C, minerales (principalmente el magnesio), así como plantas con propiedades adaptogénicas.

Complejo B y Vitamina C

Varias de las vitaminas que forman parte del complejo B poseen cualidades para reducir el “agotamiento nervioso”, que suele aparecer en personas excesivamente estresadas. También logran mejorar los síntomas de estrés más comunes, como la ansiedad, la irritabilidad, la tensión y el insomnio. En concreto la vitamina B5 (ácido pantoténico) habitualmente recibe el nombre de “vitamina antiestrés”, ya que es esencial para que el cuerpo produzca hormonas suprarrenales.

Suplementos para el EstrésAsimismo, nuestros niveles de vitamina C se reducen significativamente cuando estamos sometidos a estrés, y su suplementación puede apoyar la función adrenal y disminuir los niveles excesivamente elevados de cortisol (una de las hormonas del estrés).

Magnesio

El estrés parece aumentar los requerimientos de magnesio, y su suplementación podría mitigar algunos de los efectos perjudiciales del estrés. La suplementación con magnesio produce la “relajación” de los nervios y los músculos, lo que ayuda a reducir la rigidez y la tensión musculares producidas por el estrés. Contribuye sustancialmente a reducir la ansiedad diurna, ademas de mejorar los esquemas de sueño nocturno.

Rodiola (Rhodiola rosea)

Es una planta medicinal tibetana (autóctona de Rusia y Asia) que crece a 3.500-5.000 metros de altitud. La rodiola ha sido categorizada como un adaptógeno por los investigadores rusos debido a su habilidad para aumentar la resistencia a una variedad de estresores químicos, biológicos y físicos. Asimismo, la evidencia disponible sugiere que la rodiola posee actividad cardioprotectora en situaciones de estres.  Se dice que la raíz de esta planta es utilizada por los astronautas y deportistas rusos.

Eleuterococo (Eleutherococcus senticosus)

El eleuterococo, también conocido como ginseng siberiano a pesar de no ser una verdadera especie de ginseng, ayuda a normalizar la forma en la que el organismo responde a los desencadenantes del estrés y actúa regulando la fabricación y secreción de hormonas adrenales. También fortalece las glándulas adrenales, lo cual es de especial importancia en aquellos que padecen estrés crónico. Asimismo estimula el sistema inmune, y promueve una mejora general en el rendimiento físico y mental.

Ashwagandha (Withania somnifera)

Es una planta que se utiliza para combatir el estrés y sus consecuencias desde hace más de 5.000 años. Se la conoce también como “ginseng indio”. Juega un importante papel en la práctica de la Ayurveda,  el antiguo sistema hindú de medicina, como tónico-energizante.

En la medicina Ayurvédica se califica como rasayana, esto es, se incluye dentro de un grupo de preparados derivados de plantas reputados en promover la salud física y mental, aumentar la resistencia del cuerpo contra las enfermedades y diversos factores ambientales adversos, revitalizar el cuerpo en condiciones debilitadas y aumentar la longevidad. En definitiva, lo que equivaldría a lo que entendemos hoy como adaptógeno.

Por primera vez en la historia de la civilización humana, los potenciales biológicos del cuerpo humano han fallado en satisfacer los requerimientos impuestos sobre él por la época. Uno es testigo de una inusual “epidemia” de fatiga, agravada por la potente acción del hombre, químicos externos y factores físicos ambientales. Como los medicamentos que salvaron al mundo de numerosas epidemias bacterianas y víricas, que costaron millones de vidas en el pasado, los adaptógenos son necesarios para ayudar al hombre a resistir los diversos estreses de hoy

G.M. Barenboin – Científico ruso

En Misohi Nutrición encontrarás estos y otros suplementos de las mejores marcas y al mejor precio.

Comentarios

  • Anna Paré

    Muy buen artículo, por mi experiencia fantástica la Ashwagandha para la ansiedad, el Eleuterococo para la astenia primaveral y que no falte el magnesio en épocas de estrés.

     Opinión útil para un 100.0% (9 votos)
    Comparte esta opinión:

Tu opinión nos interesa. Deja tu comentario.

Escribe tu respuesta.



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Por favor, introduce los campos obligatorios.

Al hacer click para enviar tu comentario, aceptas la política de privacidad.