plantas para al artritis

6 plantas para aliviar el dolor de la artritis

El dolor y la inflamación articular que produce la artritis pueden ser tan intensos que complican las actividades diarias más básicas.

En un esfuerzo por aliviar esta situación y adoptar un enfoque “natural”, cada vez más personas buscan un remedio vegetal que les ayude a conseguir ese bienestar articular.

El ser humano siempre ha recurrido a las plantas para aliviar las molestias articulares. En este artículo vamos a describir los beneficios de las 6 plantas para la artritis más investigadas por sus propiedades antiinflamatorias y su potencial para aliviar el dolor en las articulaciones.

Plantas para la artritis

Boswelia (Boswellia serrata)

La Boswellia serrata es un árbol muy extendido en la India. Cuando se le parte la corteza, una resina aromática (oleoresina) rezuma de este árbol. Al contactar con el aire pasa de estado semisólido a sólido, siendo en ese estado cuando la resina se recolecta. De esta resina gomosa se obtiene la boswelia, un extracto que en la antigüedad valía su peso en oro.

El ácido boswélico es el constituyente activo clave de la boswelia, pues este tiene una poderosa actividad antiinflamatoria y antiartrítica.

La acción antiinflamatoria del ácido boswélico se debe a su capacidad para inhibir la 5-lipoxigenasa (5-LOX), que es una enzima que transforma el ácido araquidónico (un ácido graso Omega-6) en leucotrienos (mediadores químicos de la inflamación).

En los ensayos que se han realizado con el extracto de boswelia, se ha indicado varios efectos positivos:

  • Una reducción en el dolor de rodilla.
  • Un aumento de la capacidad de flexión de la rodilla y de la distancia que podían caminar.
  • Reducción de la frecuencia de las inflamaciones en la articulación de la rodilla.

Los investigadores concluyeron que el extracto de boswelia mostraba un comienzo más lento en ofrecer los beneficios, en comparación con los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), pero su efecto se mantenía incluso después de finalizar su toma.

Contraindicaciones: no utilizar durante el embarazo.

Dosis diaria recomendada: de 200 a 600 mg al día de extracto de resina (estandarizado al 65% de ácidos boswélicos).

Cúrcuma (Curcuma longa)

Seguro que os suena más. La cúrcuma es una planta muy conocida por su uso como condimento en la cocina India. El rizoma o raíz se muele para obtener un polvo denominado curcumina (también recibe este nombre el principal curcuminoide presente en la cúrcuma, responsable de su olor y sabor) que habitualmente se comercializa con el nombre de cúrcuma.

La suplementación con curcuminoides posee un efecto antiinflamatorio y reduce el estrés oxidativo.

Según un reciente estudio, una dosis baja de un complejo de curcumina ayuda a mejorar el dolor y a aumentar la movilidad en pacientes con artrosis.

Hablamos de un suplemento herbario para la artritis, muy útil para el cuidado de los pacientes que se quejan de problemas en las articulaciones, con alta tolerancia y beneficios rápidos para la movilidad articular, el dolor y la calidad de vida.

Pero atención. Al igual que otros remedios naturales, tarda más en producir sus beneficios. Se puede administrar de manera combinada con los AINEs y combina muy bien con la Boswellia serrata.

Contraindicaciones: embarazo, obstrucción de las vías biliares. En caso de cálculos biliares es necesario administrarla bajo un control médico adecuado.

Dosis diaria recomendada: de 300 a 2.000 mg al día de extracto de raíz (estandarizado para aportar un 95% de curcuminoides).

Extracto de corteza de pino marítimo francés (Pycnogenol®)

El Pycnogenol® es un extracto de la corteza del pino marítimo (Pinus pinaster ssp. Atlantica) que crece en la costa suroeste de Francia. Este extracto contiene proantocianidinas oligoméricas (PACs) y otros muchos bioflavonoides, tales como catequina, epicatequina, ácidos fenólicos de frutas (como el ácido ferúlico y el ácido cafeico) y taxifolina.

Además de sus potentes propiedades antioxidantes, el Pycnogenol tiene otras características importantes. Puede reducir la inflamación y aliviar el dolor mediante la inhibición de dos enzimas proinflamatorias, la COX-2 y la 5-LOX.

Hasta la fecha actual, la mejoría de los síntomas de artrosis ha sido validada en tres estudios doble ciego, controlados con placebo. Los tres estudios confirmaron la disminución del dolor y la mejora en la rigidez y la función articular.

Dosis diaria recomendada: de 30 a 120 mg al día, fuera de las comidas.

Lúpulo (Humulus lupulus L.)

El lúpulo es una planta muy conocida por su empleo en la producción de la cerveza a la que le da un característico sabor amargo. En el campo de los complementos nutricionales, el lúpulo se ha utilizado tradicionalmente por sus propiedades relajantes e inductoras de sueño, ya sea solo o combinado con otras plantas tipo la valeriana o la pasiflora, e incluso se ha empleado como planta de acción estrogénica.

Se sabe que el humulol y la lupulona se encuentran entre los ingredientes activos del lúpulo a los que se le atribuye las acciones tradicionales descritas. No obstante, se ha logrado desarrollar un extracto de lúpulo que tienen una acción antiinflamatoria y analgésica que era desconocida y que está virtualmente libre de fitoestrógenos y compuestos inductores del sueño, con el fin de maximizar su eficacia para la salud de las articulaciones.

Los llamados Alfa e Iso-alfa ácidos de conos resinosos de lúpulo, aislados y enriquecidos, han mostrado un gran potencial para modular la respuesta natural del cuerpo a la inflamación y el dolor.

Los preparados de esta planta han demostrado su potencial en la artritis, resultando una ayuda en el alivio el dolor leve durante las actividades diarias normales y mejorando la movilidad articular.

Contraindicaciones: no utilizar durante el embarazo.

Dosis diaria recomendada: de 200 a 1.200 mg al día de extracto de lúpulo (estandarizado al 80% de Alfa e Iso-Alfa ácidos).

Harpagofito (Harpagophytum procumbens)

El Harpagophytum procumbens es una planta de origen africano conocida vulgarmente como harpagofito, harpago o garra del diablo, en alusión a la forma de sus frutos (cápsulas espinosas). En la actualidad esta planta se emplea sobre todo para tratar afecciones reumáticas.

En varios estudios el harpagofito ha demostrado ser una planta para la artritis, aliviando el dolor articular de manera significativa, así como mejorarando la flexibilidad.

En una revisión de la literatura publicada desde 1966 hasta el año 2006, relacionada con el harpagofito y su potencial aplicación en la artritis, los autores del estudio concluyeron que el harpagofito es una opción de tratamiento efectiva y bien tolerada para los desórdenes reumáticos leves o moderados, aportando además una mejora de las medidas de calidad de vida.

Contraindicaciones: no utilizar durante el embarazo.

Dosis diaria recomendada: de 500 a 1.000 mg al día de extracto de raíz (estandarizado al 5% de harpagósidos), aportando como mínimo de 25 a 50 mg de harpagósidos al día. Se deberá ajustar la dosis en base al grado de estandarización (se han desarrollado extractos de harpagofito estandarizados al 20% de harpagósidos).

Sauce blanco (Salix alba)

La corteza del sauce blanco es uno de los remedios vegetales más antiguos que se conocen para el alivio del dolor. En China se ha utilizado como tratamiento para el dolor y la fiebre desde el año 500 d.C.

Un poco de historia. En 1828, químicos europeos extrajeron de la corteza del sauce blanco un compuesto denominado salicina, que primero purificaron en ácido salicílico y después transformaron para crear el medicamento ácido acetilsalicílico (popularmente conocido por su nombre comercial: aspirina).

Mientras que la aspirina y los medicamentos antiinflamatorios parecidos irritan y dañan el estómago, el sauce blanco no produce este efecto con la misma intensidad. ¿Y esto, por qué?

La explicación es que en realidad la salicina del sauce sólo se convierte en ácido salicílico después de su absorción dentro del cuerpo, sin contactar con la mucosa digestiva.

La flora intestinal transforma la salicina del sauce blanco en saligenina y glucosa. Más del 86% de la saligenina y salicina es absorbida, pasando al plasma en pocas horas. Después se oxida en los vasos sanguíneos y a nivel hepático se convierte en ácido salicílico.

Los resultados de varios estudios clínicos demuestran sus beneficios en el dolor y la artrosis crónica de la espalda baja y las articulaciones.

Dosis diaria recomendada: de 100 a 200 mg de extracto seco de corteza.

Recomendación final

El uso de estas 6 plantas para la artritis puede ayudar a mejorar la calidad de vida y aliviar el dolor articular. Ahora bien, para una mayor efectividad se deberá seguir una dieta adecuada, rica en productos frescos, ácidos grasos esenciales y fibra (y reducir o eliminar los alimentos que causan una respuesta inflamatoria, como alimentos fritos, grasas animales, productos lácteos, y cualquier otra alimento que pueda provocar una sensibilidad o alergia).

Si deseas conocer más sobre los mejores consejos dietéticos, te recomendamos que consultes la guía Nutrición para las personas que viven con dolor.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario. Sé el primero en comentar este artículo.

Tu opinión nos interesa. Deja tu comentario.

Escribe tu respuesta.



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Por favor, introduce los campos obligatorios.

Al hacer click para enviar tu comentario, aceptas la política de privacidad.